MADRE

¿Por qué es tan difícil decir te quiero a las persones que más quieres en este mundo? ¿Por qué nos da vergüenza demostrarlo? Mi madre es una de las personas a las que más quiero y admiro en este mundo y quizás no se lo he dicho casi nunca. Quizás no encuentro palabras con las que poder describir el inmenso amor que siento por ella y poder traspasar todo el cariño dn el que guardo tantos momentos. Quizás soy un poco egoísta y me los quedo solo para mí. Son innumerables las veces que repito frases que ella me ha enseñado; y solo cuando digo “como me decía mi madre” me doy cuenta de lo mucho que me ha dado sin que yo me haya dado cuenta. Si hay una canción con la que me siento muy identificada es con una de Agustin Pantoja que le dedicaba a su madre que decía: “A veces pienso que la quiero, y otras veces no, eso no es amor, es mucho más que amor”... Y siempre, siempre lloro cuando la oigo o como ahora la recuerdo.
He heredado muchas cosas de su ser. Muchas veces me dice que yo soy como ella y yo sé que no y otras veces reconozco que sí que es verdad. Sufro en silencio sus heridas y me duelen más que a ella , las siento hasta el tuétano de mis huesos.
Pero prefiero recordar todas las cosas bonitas que me ha dado: el dejarme dormir cuando era niña porque llovía o porque tenia sueño y no iba al colegio. El encontrarme en innumerables ocasiones el embozo abierto de mi cama, sus ricas comidas que no siempre he agradecido y ahora las encuentro tanto a faltar, cuando me traía la bandeja de comida a la cama porque tenia gripe, o cuando se levantaba a las tres de la mañana a darme agua porque tenia sed. Su olor tan agradable. Me encantaba pegarme a su brazo y olerla , hasta que al final ella me apartaba por plasta. Siempre me pareció la mujer más guapa del mundo y la que mejor cantaba. Cómo disfrutaba oyéndola cantar coplas que luego yo imitaba. Quizás la que más recuerdo era aquella que cantaba Lola Flores, “Y tú lo que quieres que me coma el tigre” uffff, qué mal lo pasaba. Un día dejó de cantar. Una herida grande le cortó la voz y ya nunca más la volví a oír. Y eso me entristeció enormemente, pero como siempre callé. Y yo gritaría : “Canta mama, canta” pero eso solo pertenece al pasado.
Ahora que soy madre conozco la otra cara de la moneda. Y sé lo que es amar hasta el infinito, y sí me siento muy amada, aunque algunas veces no he sabido reconocerlo. Y desde aquí, le doy las gracias por haberme hecho como soy, tan frágil, pero tan valiente a la vez. Porque mi madre es una de las mujeres más fuertes que he conocido. Te quiero mama, pero no se lo digas a nadie.




Podéis leer más relatos en este enlace.

https://molidelcanyer.blogspot.com.es/2017/09/convocatoria-juevera-para-el-jueves-21.html

Comentarios

  1. Intimo relato en el que me veo identificado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Llevas razón no es fácil expresar lo que sentimos, pero es tán necesario. Muy intimo y sentido este homenaje a tu madre Maribel.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. A mi me costo, pero tenerla cerca de mi en sus últimos años me ayudo a decirle lo que sentia, si aun estas a tiempo hazlo, siempre sera un bálsamo en tu memoria. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Palabras muy sinceras que revelan un sentimiento íntimo y cálido casi conservado en secreto. Emotivo.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Un bonito homenaje a una madre cuchadora.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Un homenaje lleno de mucho amor y sentimiento , tienes razón que cuesta decir te quiero y más si a nuestra madre pq parece que ya ellas lo dan por sabido pero gusta oírlo decir .
    Un abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  7. Este sentimiento desde tu corazón....un sobre...y un sello... Cuando lo lea le vas a llenar el suyo

    ResponderEliminar
  8. Es un relato muy íntimo y emotivo
    Beso

    ResponderEliminar
  9. Precioso relato que has compartido con nosotros. Sobre todo, me quedo con la pregunta con la que comienzas, y aquí te escribo mi respuesta: porque a las personas que de verdad queremos, no hace falta que se lo digamos con palabras y la mayoría de las veces basta con los actos, con las miradas, con las canciones, con los recuerdos.
    Un besazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

INSOMNIO

CÍRCULOS VICIOSOS

EN NOMBRE DE DIOS RELATOS