Ir al contenido principal

VISITA AL MUSEO D'ORSAY

Había llegado el esperado día .Teresa había preparado todo con una delicadeza exquisita con ese toque de excentricidad que la caracterizaba. El escenario de ese capítulo de su vida debía ser excepcional. Porque estaba convencida que comenzaba una nueva etapa de su existencia, no un simple entreacto.
Escogió para ello el museo Orsay de París. Tiempo atrás había sido una antigua estación de tren construida para la Exposición Universal de París y eso le daba ese toque de romanticismo que toda historia romántica debe contener. El color ocre de las paredes se contrastaba con el de las pinturas impresionistas de Manet, Cezanne, Sisley, Camille Pissarro. Era una enamorada de esos trazos que plasmaban realidades a grandes trazos pero que proyectaban todo lo que se quería plasmar.
Se hospedaba en Le Bristol París en la rue du Faubourg , por supuesto en el Quartier Latin. Su habitación estaba llena de detalles románticos como cortinas de flores, escritorios Luís XVI y muebles de maderas nobles.
Se retocó sus labios con aquel carmín intenso que tanto le gustaba. Se miró al espejo y vió a una dama espléndida. Su cabello gris recién retocado le daba ese aire de sensualidad que perseguía y que sabía que había conseguido. Tanto su manicura como pedícura eran impecables. No faltó ningún detalle en esa cita tan esperada. Ropa interior de raso, traje de chaqueta gris y un blazer de color lila haciendo conjunto con un pañuelo delicado de seda anudado a su cuello.
Como broche final unas gotas de Youth Diew, su perfume de siempre , una mezcla de especias y de notas amaderadas. Con carácter , como era ella.
Hacía 35 años que no lo veía. Decidió ir andando a su cita. Sus piernas le temblaban mientras bordeaba el río Sena por el Quai Voltaire. Nunca había vuelto a querer a nadie de esa manera. Nunca había vuelto a sentirse tan amada. Por eso aquel encuentro podría representar un último florecer de aquel corazón ausente de emociones.
Eligió como punto de encuentro la vitrina donde se exponía la pequeña bailarina de Degas. Le atribuía a aquella pequeña escultura características casi divinas. Ya estaba allí . Alargó la mano hacia la vitrina a modo de presentación. Sabía que sería guardiana de ese secreto tan preciado. De repente sonó su móvil. Era él ,le decía que no podría asisitir a la cita. Por un momento una lámina vidriosa empañó sus ojos. Entonces la voz dijo: "mira hacia atrás" y allí estaba él con una rosa en la mano. Treinta y cinco años más tarde, treinta y cinco veces mejor, treinta y cinco emociones sin explicación. Un gran abrazo hizo que estallara una emoción aunque silenciosa, la más apabullante del mundo. No podía haber mejores protagonistas ni mejor escenario.

Comentarios

  1. Nunca había leído tu blog y me ha emocionado. Supongo que la gran mayoría hemos tenido un amor así yo lo tuve a los 15 años y me he enterado de que murió hace 2 semanas.

    ResponderEliminar
  2. Eres muy afortunada de haber tenido un amor así. Muchas personas se tienen que conformar con soñarlo.

    ResponderEliminar
  3. Buenas noches Maribel: Maganífico relato lleno de emociones y nostalgias, que apesar de que pintaba acabar mal, le has sabido dar un giro inesperado,que ha permitido el reecuentro tan romántico y esperado por sus protagonistas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Tu relato era para Tracy, que era tu protagonista invisible. Es para ella tu relato aunque lo disfrutemos todos, jeje. Muchas gracias por participar.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente. Espero que le guste. Me la imagino como una mujer distinguida llena de glamour y mucho sentimiento.

      Eliminar
  5. ¡Hola! ¡Qué intenso y precioso amor! Y un final increíble. Me ha encantado el despliegue de sentimientos de tu relato.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. El corazón se detiene mientras te leo, es tan hermoso el reencuentro, me ha encantado.
    Cito:
    "Por eso aquel encuentro podría representar un último florecer de aquel corazón ausente de emociones"

    Un beso, Maribel

    ResponderEliminar
  7. Yo tambien utilizo en numero treinta y cinco en uno de mis correos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Un relato envuelto en emociones, Maribel, y esos 35 tan significativos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Y yo que aun no he estado en Paris....es que con todo lo que describes dan ganas de escaparse. Tu historia llena de detalles te arrastra a soñar e imaginar las chispas de un amor que perdura con los años. Muy bueno, besos.

    ResponderEliminar
  10. Una gran historia llena de emociones y sentimientos encontrados. Seguro que a la protagonista le encanta el relato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Es una historia preciosa aunque no supe que se refería a Tracy hasta que lo leí en los comentarios, pero sin duda podría ser perfectamente la protagonista de este relato tan bien ambientado y con un final feliz.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Conozco el Museo D'Orsay y es un sitio ideal para un reencuentro con un amor de juventud. Me ha gustado mucho tu relato y emociona que los sentimientos sigan vivos después de tanto tiempo sin la presencia de la persona a la que se ama.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Yo tambien tengo una lamina vidriosa en los ojos...creo que hay amores que duran para toda la vida sin importar el tiempo que se separen....bellisima historia que seguro le gustara a su inspiradora...besos

    ResponderEliminar
  14. Es una hermosa historia romántica. A mi me encantaría ir a París, jeje. Fíjate que tenía tu relato a medio hacer cuando ley tu historia para Tracy y yo también elegí un museo, pero diferente, claro. Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Es una hermosa historia romántica. A mi me encantaría ir a París, jeje. Fíjate que tenía tu relato a medio hacer cuando ley tu historia para Tracy y yo también elegí un museo, pero diferente, claro. Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Maribel muchas gracias por el precioso relato del que me has hecho protagonista, sin saberlo lo has situado en un marco muy importante para mí, creo que te lo he puesto en comentario anterior a este,antes de o saber que era a protagonista, en el que te decía que había sido un acierto el lugar donde se desarrollaba la escena. Ahora te voy a decir más, el Museo D'Orsay es mi preferido de todos los museos parisinos y qué alegría que haya sido en ese y no en otro donde se sitúe el relato; además allí tuve un encuentro inesperado con Miotro que me dio una de las sorpresas más agradables de todas las que ha habido a lo largo de nuestra relación.
    Creo que eres un poquito bruja al haber metido todo estos ingredientes en el relato. Fíjate que cuando lo leí por primera vez, pensé "este debería ser para mí" pero una descripción tan glamourosa, me despistó porque yo soy más normalita aunque te agradezco que me hayas descrito así, queda fantástico en ese enterno tan adecuado.
    Bueno chica, me has dejado de piedra ¿de verdad no ha venido ningún angelito a soplarte al oído Algún secretillo?
    Gracias, gracias, gracias, cada vez que lo leo me gusta más la descripción que haces de los pequeños detalles muy de acuerdo con la historia que cuentas.
    Un fuerte abrazo, brujita Maribel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tracy. Lo único que conozco de tí son tus relatos y la foto de tus pies. Lo de bruja me lo dice mucha gente. Pero quizás es un exceso de sensibilidad o puras coincidencias. Me alegro que te haya gustado.un abrazo

      Eliminar
  17. Tu relato es encantador y, además, leyendo a Tracy, veo que has acertado de plano.
    Buen trabajo. Besos.

    ResponderEliminar
  18. He llegado en el momento justo para deleitarme con tus letras en un relato lleno de matices... Y por otro lado para leer el comentario de Tracy, gracias por la magia de poder ver con detalle un momento tan especial.
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

INSOMNIO

Una leyenda japonesa dice que si no se puede dormir por la noche, es porque estás despierto en el sueño de otra persona... Durante mucho tiempo yo permanecía despierta en sueños de muchas personas.  Eso hacía que pasara eternas noches durante un espacio de mi vida que se me hizo eterno. Sólo el hecho de ir a dormir ya me producía escalofríos. Solo dormía en los instantes que aquella persona iba despertando de su sueño profundo. Entonces mis particulares pesadillas aparecían una y otra vez. Corría por ciudades oscuras, interminables, con millones de escaleras que bajaba corriendo para escapar de aquel momento onírico. Las farolas casi nunca alumbraban las calles y era normal que tropezase una y otra vez, hasta que volvía a despertar. Me quedaba mirando el  techo, la penumbra que procedía de mi maltrecha persiana se reflejaba en aquellas vigas de madera pintadas de blanco. Los muelles de aquel colchón se clavaban en todos los músculos de mi cuerpo.  Las vueltas hacia un lado y otro vi…

REGÁLAME UN SUEÑO.

Siempre me han encantado el mundo de los sueños. Dicen tanto de nosotros... Me haría tanta ilusión que me regalaseis alguno que hayáis tenido y que os haya marcado. Me encantará leerlos y darles alguna interpretación. Así que os espero.

CÍRCULOS VICIOSOS

¿No os ha pasado nunca que le dáis vueltas a los mismos pensamientos? ¿Qué hacer cuando ocurre eso? ¿Como salir de los cîrculos viciosos de nuestros pensamientos? Ahí va mi reto para vosotros.