Ir al contenido principal

Fanfictions- Historias tardías

MI ENCUENTRO CON EL PRÍNCIPE DE LAS TINIEBLAS
Me llamo Rose Berhard y quería relatar mi experiencia compartida con un vampiro. Podemos pensar que este personaje de ficción recreado sobre alguien malvado que existió realmente, solo es parte de la imaginación de escritores y cineastas que ensalzan la belleza maligna de la esencia de esa personalidad magnética. Pero  yo puedo asegurar que en este mundo se esconden muchos vampiros detrás de seres enigmáticos, muchas veces hasta nos pueden parecer abrumadoramente encantadores, arrolladoramente seductores, y los mejores amantes que jamás podemos haber llegado a imaginar. Pero, quizás es lo mejor y lo peor que te pueda pasar en esta vida.
Cuando empiezas a recuperar recuerdos, los  mejores de tu existencia,  los puedes haber tenido con ellos. Pero también los peores. Te absorben hasta el espíritu hasta llegar a lo más profundo de tu médula y es entonces donde surge la tesitura de poner fin a todo de una manera enérgica, nada dubitativa y sin mirar atrás.
Conocí a Russell en mi juventud. Lo primero que me llamó la atención fue su sonrisa. Diferente a cualquiera que pudiera haber visto con anterioridad. Fui una presa fácil para él. Mi inocencia era obvia. Me delataba el rubor de mis mejillas  y mi tartamudeo al hablar con él. No me comportaba como yo era en realidad, pareciendo alguien mucho más frágil de lo que en realidad era.
Russell buscaba en mí lo que a él le faltaba, lo que le daba la juventud eterna. Sentirse totalmente adorado y deseado. Es lo que buscan todos los vampiros; presas fáciles para poder desterrarlas pronto de su vida, absorberles la última gota de su sangre para dejar sin fuerzas a su pobre víctima. Cuando pasa eso, no dudan en abordar a  otra alma blanca para poder así saciar su ansia de liderazgo.
Reconozco que perdí mi personalidad absolutamente. Pisé escenarios profanos, asquerosamente insultantes. Mis acciones eran más propias de una vulgar ramera que  las de una amorosa amante. Pero reconozco que todo lo hice a conciencia porque yo bebí de la sangre que emanó de su herida, la que se hizo al lado del corazón. Mi boca se llenó de su viscosidad, de ese fluido negro que emanaba su muerto latido. Mi frente quedó marcada por un estigma que quemaba mi piel como brasas y que se quedó marcada con pocos resquicios de poderse borrar.
Pero, afortunadamente en esta vida hay personas que pese a su fragilidad pueden ver algo de claridad entre bruma y bruma. Coger una espada y cortar la cabeza a esa relación vampirizada. Un punto de inflexión cambió mi vida. Algo que en mi pecho salió y que marcó la diferencia existente entre la vida y la muerte. Y el amor nunca puede ser muerte. El amor es fuente de vida, de pasión solemne, no fingida. De palabras suaves y no malgastadas por el tiempo. De acciones verdaderas, de voluntades firmes y contundentes.

No me tembló el pulso y aunque siempre en mi memoria exista la ceniza de aquellos momentos;  el estigma de mi frente ha desaparecido, dejando paso a una paz que es prólogo de seguramente algo interesante...

Comentarios

  1. Me ha gustado el relato y me ha gustado la breve disertado de ese ser tan aterrorizador pero tan atrayente, como es el vampiro. Supongo que ella luego se conviertiría en una reina vampiro... a mi me gustaría verla así.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Un relato muy cautivador entre vampiro y un mortal. Supongo que ella sufrirá una transformación arrolladora. =) ¡Que viva el amor en todas sus circunstancias!
    Estoy de cuerdo contigo, de que detrás de seres enigmáticos se esconden seres carismáticos, encantadores, irresistibles, y con una belleza arrebatadora como también escalofriante. Me gusto tu narración, me engancho desde la A hasta la Z.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Contundente relato. Reivindico las palabras finales...el amor nunca puede ser muerte.
    =)

    ResponderEliminar
  4. Da miedo ese vampiro, y si se junta alguien con él, seguro que se vuelve igual, así que mejor no juntarse con ella.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Muy buen relato. La historia, muy dentro de ese ambiente oscuro y temible, pero también atrayente y seductor, que al parecer, la presencia de un vampiro, puede hacer propicio. Me inquieta, sobre todo, pensar que seres de los que ni sospechamos, pueden llegar a ser ese imán, al que podemos quedar ligadas sin mucha posibilidad de salvación.
    Un gusto volver a leerte!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  6. Muy bien abordado el tema de los vampiros, su seducción y la verdadera esencia del amor, que fue lo que en definitiva ayudó a la protagonista a no rendirse bajo el influjo del Príncipe de las Tinieblas.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Qué final tan inquietante...qué sucederá con ella?Me ha gustado mucho como has recreado la relación con el vampiro. Cuando era pequeña me daba mucho miedo de Dracula, pero ahora con los vampiros tan atractivos que se ven en las series de televisión...ya no tengo tanto miedo, incluso me gustaría encontrarme con alguno...

    ResponderEliminar
  8. Hay parejas que, sin ser ni príncipes ni tenebrosos, te dejan desposeída/o de tu forma de ser, para amoldarte a ellos y así tenerte bajo su dominio, sin que te des ni cuenta. Uno así conocí yo, tal vez para mi fortuna, así no me pasó más.

    Un abrazo, maribel. te dejo el cafelito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

INSOMNIO

Una leyenda japonesa dice que si no se puede dormir por la noche, es porque estás despierto en el sueño de otra persona... Durante mucho tiempo yo permanecía despierta en sueños de muchas personas.  Eso hacía que pasara eternas noches durante un espacio de mi vida que se me hizo eterno. Sólo el hecho de ir a dormir ya me producía escalofríos. Solo dormía en los instantes que aquella persona iba despertando de su sueño profundo. Entonces mis particulares pesadillas aparecían una y otra vez. Corría por ciudades oscuras, interminables, con millones de escaleras que bajaba corriendo para escapar de aquel momento onírico. Las farolas casi nunca alumbraban las calles y era normal que tropezase una y otra vez, hasta que volvía a despertar. Me quedaba mirando el  techo, la penumbra que procedía de mi maltrecha persiana se reflejaba en aquellas vigas de madera pintadas de blanco. Los muelles de aquel colchón se clavaban en todos los músculos de mi cuerpo.  Las vueltas hacia un lado y otro vi…

REGÁLAME UN SUEÑO.

Siempre me han encantado el mundo de los sueños. Dicen tanto de nosotros... Me haría tanta ilusión que me regalaseis alguno que hayáis tenido y que os haya marcado. Me encantará leerlos y darles alguna interpretación. Así que os espero.

CÍRCULOS VICIOSOS

¿No os ha pasado nunca que le dáis vueltas a los mismos pensamientos? ¿Qué hacer cuando ocurre eso? ¿Como salir de los cîrculos viciosos de nuestros pensamientos? Ahí va mi reto para vosotros.